Qué es

El robot da Vinci es el Sistema Quirúrgico más avanzado del mundo; ofrece la más alta precisión al cirujano y la máxima seguridad al paciente

 

El Sistema Quirúrgico da Vinci es una sofisticada plataforma robótica única en el mundo diseñada y fabricada por la empresa norteamericana Intuitive Surgical para potenciar las capacidades y habilidades del cirujano y ofrecer una opción mínimamente invasiva en procedimientos de cirugía compleja mayor. El robot da Vinci fue aprobado en el año 2000 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. Palex Medical SA es la empresa responsable de su distribución para el mercado español.

 

¿Qué ofrece el robot da Vinci al paciente?

Las ventajas clínicas que el Sistema Quirúrgico da Vinci ofrece al paciente se pueden sintetizar en las siguientes:

 

  • Menos cicatrices
  • Mucho menos dolor
  • Menos pérdida de sangre y menos transfusiones
  • Hospitalización más corta
  • Regreso más rápido a las actividades normales

 

Las prestaciones del robot da Vinci se reflejan en unas claras ventajas para el paciente, entre las que figuran una recuperación más rápida de la continencia  urinaria y la función sexual, como lo demuestran los últimos estudios publicados (Positive Surgical Margin and Perioperative Complication Rates of Primary Surgical Treatments for Prostate Cancer: A Systematic Review and Meta-Analysis Comparing Retropubic, Laparoscopic and Robotic Prostatectomy).

Si desea acceder a información estadística comparativa entre el robot da Vinci y el resto de Sistemas Quirúrgicos, clique AQUÍ

 

Un Sistema Mínimamente Invasivo

 

Para poder usar el Sistema Quirúrgico Robótico da Vinci se deben realizar en el quirófano pequeñas incisiones en la anatomía del paciente que permitan introducir instrumentos en miniatura de amplio rango de movimiento y una cámara de visión tridimensional de alta definición. Una vez completado este procedimiento –que culmina con el acceso a la zona que se debe intervenir-, el cirujano opera sentado cómodamente en la Consola ergonómica del da Vinci visualizando una imagen 3D de Alta Definición del área de la operación, en el interior del cuerpo del paciente.

 

Otro valor añadido de gran relevancia que ofrece el robot da Vinci al cirujano es la posibilidad de poder contar con una visión superior, alineada entre la zona anatómica afectada y el instrumental, una posición única desde la que se puede operar de forma cómoda, intuitiva y precisa.

 

Al mismo tiempo, tecnologías robóticas y computarizadas de vanguardia reproducen a escala las acciones del cirujano, convirtiéndolas en precisos micromovimientos de los instrumentos en miniatura articulados. A medida que el cirujano manipula los controles, el robot da Vinci responde a sus órdenes en tiempo real y reproduce las acciones de su mano, muñeca y dedos, convirtiéndolos en movimientos precisos de los instrumentos en el carro quirúrgico.

 

Minimizar riesgos: la primera prioridad

 

El robot da Vinci permite optimizar el rango de acción de la mano humana, reduciendo el posible temblor y perfeccionando todos los movimientos del cirujano. De esta manera, se minimizan las posibilidades de error durante la intervención en relación a otros sistemas quirúrgicos como la laparoscopia, procedimiento en el que el cirujano debe operar de pie –y, a menudo, durante horas-, con una visión del área anatómica en la que interviene en 2D. En contraposición, el da Vinci ofrece una visión tridimensional de la zona intervenida.

 

Por otro lado, en la laparoscopia, el médico depende de un ayudante para posicionar la cámara correctamente, mientras que en el da Vinci, el cirujano gestiona la cámara de forma totalmente autónoma. También es importante subrayar que el instrumental de la laparoscopia ofrece unos índices de versatilidad limitados mientras que los instrumentos del da Vinci permiten al cirujano operar de igual forma a cómo lo haría con sus propias manos, habilitándole para realizar movimientos altamente precisos en espacios muy reducidos.

 

El Sistema quirúrgico da Vinci es la única tecnología robótica disponible en la actualidad capaz de ofrecer al cirujano la precisión, la destreza y el control asociados a la cirugía abierta tradicional. Al mismo tiempo, únicamente requiere incisiones de menos de 1 cm. para abordar la anatomía del paciente, que lo convierten en el Sistema Quirúrgico Mínimamente Invasivo más eficaz del mundo.

 

Aunque frecuentemente se le denomina ‘robot’, el Sistema da Vinci no se puede programar y tampoco puede tomar decisiones por su cuenta. Por el contrario, necesita una orden directa del cirujano para realizar cada maniobra quirúrgica.

 

Estructura e implantación del da Vinci

 

El robot quirúrgico da Vinci está compuesto por una Consola Ergonómica desde la que el cirujano opera sentado y que, normalmente, se encuentra en el mismo quirófano. Al lado del paciente se sitúa la Torre de Visión (formada por controladores, vídeo, audio y proceso de imagen) y el Carro Quirúrgico, que incorpora tres o cuatro brazos robóticos interactivos controlados desde la consola, en el extremo de los cuales se encuentran acopladas las distintas herramientas que el médico necesita para operar, como bisturís, tijeras, unipolar, etc.

Los robots da Vinci operan en centros hospitalarios públicos y privados de todo el mundo, con un estimado de 300.000 cirugías realizadas en 2013. En julio de 2014 se encuentran operativas en el mundo más de 3.000 unidades, la mayoría de ellas (2.082) en los Estados Unidos.

Suscripción a Newsletter
Palex

Jesús Serra Santamans, 5
08174 Sant Cugat del Vallès, Barcelona

Tel. +34 93 400 66 07

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • Google +
Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookiesSitemapAdministraciónDiseño ixole Ixole